Mensaje presidencial post referéndum y la salud

Comparte este artículo

Anuncio de cambios radicales en el Sistema Nacional de Salud

El 12 de diciembre el presidente de la República emitió, a través de los medios de comunicación, un mensaje a la nación para hacer una lectura de lo expresado por los ciudadanos en los resultados electorales del referéndum del 9 de diciembre, respecto de las cuatro reformas constitucionales planteadas. Ha pasado revista a los resultados de cada una las propuestas puestas en consulta y además ha señalado una agenda para el desarrollo normativo constitucional para la puesta en práctica de las reformas aprobadas.


Asimismo, ha anunciado la creación de una Comisión de Alto Nivel de Reforma Política que “presentará propuestas integrales al Congreso de la República que ayuden a fortalecer las instituciones.” Además ha convocado al diálogo “con todos los poderes del Estado y en todos los niveles de Gobierno” para avanzar con rapidez en la “implementación de las reformas y adoptar los siguientes pasos de manera coordinada”. Ha señalado el inicio de una ronda de diálogos con los diferentes partidos políticos y con los sectores económicos (gremios empresariales).

El mensaje del Presidente también ha pasado revista a los esfuerzos realizados y ha resaltado los logros. El crecimiento económico será de cerca del 4% y el déficit fiscal se reducirá al 2.7% del PBI, la inversión pública ha crecido 10% y la privada 4.7%. Ha graficado un escenario optimista para el futuro inmediato. En ese contexto, se ha referido a una serie de avances en los diversos sectores, como salud, educación, transportes, agricultura, entre otros.

En salud ha descrito cinco líneas de acción: los proyectos de infraestructura, las Redes Integradas de Salud (RIS), las clínicas de familia y clínicas de urgencia, la Historia Clínica Electrónica y la lucha contra la anemia. Es decir, un profundo cambio y la transformación del Sistema Nacional de Salud.

Ha señalado más de 200 proyectos de infraestructura en ejecución, con una inversión de alrededor S/ 4,500 millones. La frase de impacto ha sido: “Todas las semanas entregaremos a la población nuevos hospitales”. Es obvio que la referencia es a establecimientos de salud, de todos los niveles de complejidad. Como sabemos, solo en Lima Metropolitana se encuentran en proceso de renovación 198 establecimientos, debido a la declaratoria de emergencia sanitaria. Sin embargo, la frase imprime dinamismo.

Se ha referido además a las implementación de las Redes Integradas de Salud. La decisión política del más alto nivel del Gobierno es clave para el éxito de este proceso. Las Redes Integradas de Salud son una herramienta eficaz para eliminar la fragmentación, segmentación y autonomización del Sistema Nacional de Salud. Luego del mensaje, no hay duda que el Presidente promulgará la ley de redes integradas, que se encuentra pendiente en su despacho. La referencia a todas las regiones del Perú imprime una orientación estratégica poderosa a los nuevos gobernadores regionales. El liderazgo del Ministerio de Salud (Minsa) es clave.

Merece especial énfasis la referencia a las clínicas de familia y a las clínicas de urgencia. Son nuevos conceptos que trabaja el Minsa para resolver los problemas de salud cerca de la población. Es decir, clínicas de familia, clínicas de urgencia, hospitales generales e institutos, en Redes Integradas de Salud que articulan esfuerzos y capacidades para responder a las necesidades de la gente, indiferente de la institución de salud a la que esté afiliado el usuario.

El reto mayor, en cuanto al rediseño organizacional, es la adopción de la Historia Clínica Electrónica, en todos los 8,000 establecimientos de salud del país. Las críticas a la adopción de la Historia Clínica Electrónica son diversas, desde falta de internet, banda ancha, sistemas de cómputo y capacidades de los recursos humanos, hasta los mecanismos de custodia y resguardo de la intimidad de los usuarios. Sin embargo, es un proceso necesario e inevitable, en la dirección correcta.

El Presidente ha reiterado la lucha contra la anemia y ha resaltado la disminución a 44.7% y su compromiso de reducirla a más de la mitad el 2021. Ha sido una aclaración a diversas críticas y avisos pagados de algunos sectores. El compromiso es ambicioso, porque la anemia se comporta como un indicador trazador, que refleja la calidad técnica del diseño organizacional de los sectores e instituciones involucradas, la efectividad, la eficiencia, la consistencia de las fuentes de financiamiento y, sobre todo, la adherencia entre la atención de los servicios y los usuarios. Es decir, evalúa la forma como se comporta la sociedad en general frente a la salud. ¡El reto es grande!

Por Herberth Cuba

 

Publicado en: El montonero

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *