El significado de Carrión en el Día de la Medicina

Comparte este artículo

Héroe, mártir y maestro de la medicina peruana

El primero de noviembre del 2011 se promulgó la Ley N° 29799, que declara a Daniel Alcides Carrión García como héroe, mártir y maestro de la medicina peruana; y establece al 5 de octubre de cada año como Día de la Medicina Peruana, en conmemoración a la fecha en que falleció Carrión, en el año 1885 y a la edad de 28 años. La Ley señala que deben realizarse actividades conmemorativas en los colegios profesionales y demás instituciones públicas y privadas vinculadas con la educación, salud y medicina a nivel nacional. Además, se encarga al Congreso de la República la publicación en su portal de: “El diario de la enfermedad y muerte del héroe nacional, mártir y maestro Daniel Alcides Carrión”.


Luego de 40 días de padecimiento de la enfermedad, Carrión ofrendó su vida para demostrar, en su propio cuerpo, que la verruga peruana y la fiebre de la Oroya no eran enfermedades distintas, sino una sola. Como es conocido, solicitó que se le inocule sangre macerada de una verruga y como consecuencia padeció de fiebre y anemia grave, que le produjeron el fatal desenlace. Pagó con su propia vida la demostración científica que atormentaba el ambiente científico de la época. Su padecimiento fue relatado por él mismo, en su propia historia clínica, a excepción de los últimos ocho días de vida, en que sus propios compañeros, debido a la extrema debilidad de Carrión, continuaron con esa tarea.

Esta hazaña lo convierte no sólo en mártir, sino también en héroe. Sobre todo en momentos en que lo médicos chilenos desarrollaban investigaciones sobre la verruga peruana y nuestro país sufría los estragos de la infausta guerra con Chile. Además, la trascendencia que ha tenido en el desarrollo de la medicina de su época y en la ulterior formación académica y científica de la profesión médica lo convierten en maestro.

Existe un incomprendido reduccionismo en la valoración de Carrión, que ha sido encasillado solo como símbolo de la profesión médica. Con justa razón el día de su natalicio, el 13 de agosto de cada año, se celebra según la Ley N° 30023 el “Día nacional de la salud y el buen trato al paciente”. Sin embargo, su repercusión es mucho mayor; no solo en el campo de la medicina y la salud, sino también en la identidad nacional y en la defensa de la patria. Por ejemplo, en algún momento ha habido la tendencia a españolizar los rasgos indígenas en las fotografías de Carrión, e incluso han circulado fotos apócrifas en los medios oficiales.

Las actividades conmemorativas que, según Ley, deberían realizarse cada 5 de octubre, algunas veces son olvidadas por los funcionarios públicos y otras veces, en modo increíble, son utilizadas como negociación gremial con la profesión médica. El desconocimiento e incumplimiento de la Ley soslaya la importancia de la reflexión sobre la ética médica, la dedicación y sacrificio de la profesión médica, el desarrollo de la investigación científica y tecnológica, el sentido de peruanidad y el amor a la patria. Valores y principios que motivan no solo el quehacer sanitario, sino también el engrandecimiento de nuestro país.

Una tarea pendiente por parte del Congreso de la República, a través de su Fondo Editorial y en cumplimiento de la Ley N° 29799, es que se publique, el “Diario de la enfermedad y muerte del héroe nacional, mártir y maestro don Daniel Alcides Carrión García” en el portal de Congreso. Esta publicación debería incluir sendos estudios introductorios que permitan no solo enmarcar al personaje en el contexto de su época, sino también su aporte al presente y su repercusión en el futuro.

En momentos en que nuestro país atraviesa por una enorme crisis política y moral, de hedonismo y corrupción, el ejemplo de Carrión motiva a la reflexión y a enmendar rumbos. Recuerda el servicio desinteresado, incluso con la entrega de la propia vida, al servicio de la gente. El Congreso de la República y el Poder Ejecutivo deben cumplir la Ley a cabalidad para que el ejemplo de Carrión cunda; no solo en los servicios de salud y en las escuelas, sino entre todos los peruanos.

Por Herberth Cuba

 

Publicado en: El montonero

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *